«Seguridad en los Pagos» por Javier Bartolomé

//«Seguridad en los Pagos» por Javier Bartolomé

«Seguridad en los Pagos» por Javier Bartolomé

Hasta ahora, cuando hablábamos de seguridad en los pagos, siempre pensábamos en el comercio, en cómo protegerlo del fraude, o en el usuario, en cómo protegerlo de estafas al comprar en Internet o del robo de su tarjeta. Hasta ahora, el pago en físico se consideraba una de las formas más seguras de compra, con un fraude muy inferior al 1% en casi todos los países europeos. Por el contrario, en Internet este porcentaje se ha disparado conforme han ido creciendo las ventas por Internet, situándose en tasas del 6-7% en mercados más maduros. Este fue uno de los motivos que motivaron el desarrollo y aprobación de una nueva directiva europea, conocida como PSD2, para reducir el fraude en Internet mediante la aplicación de una serie de medidas de seguridad agrupadas bajo las siglas SCA (Strong Customer Authentication), marco normativo a cumplir para validar una transacción por Internet y considerarla segura a la hora de realizar un pago.

Pero algo ha cambiado desde el pasado Marzo de 2020: cuando hablamos de seguridad en los pagos, ya no hablamos sólo de fraude, también hablamos de seguridad en salud, de cómo puedo pagar sin contacto para que no se produzca un “posible contagio”. Esto ha hecho que, en los últimos meses, se haya reducido el manejo de efectivo en los pagos, potenciando sobre todo el pago con tarjeta y utilizando el contactless para evitar el contacto físico con el TPV de pago. Rápidamente, las marcas de tarjetas aumentaron los límites del contactless de 30 a 50 euros para facilitar este mínimo contacto en el momento del pago. También y ante el cierre de puntos de venta físicos, muchas pasarelas de pago se lanzaron a ofrecer los pagos por enlace SMS o Email, con el objetivo de que el pagador realizara el pago a distancia antes de recoger el producto, buscando una vez más ese mínimo contacto.

Pero los retos empiezan ahora, cuando intentamos volver a la llamada “nueva normalidad”, con noticias diarias de rebrotes y el “miedo” generalizado de la población que busca, en todo momento, reducir el contacto, incluidos los pagos. Si hay un medio que se ha visto reforzado en este escenario, por su variabilidad de usos, es sin duda el QR, ese famoso código ideado en 1994 como mejora de los códigos de barras. Ahora que no tenemos cartas en los restaurantes, tenemos un QR en nuestra mesa para poder consultar la carta. En pagos, han sido muchos los intentos de utilizar estos códigos QR para realizar pagos en físico, a través de sistemas virtuales. Hasta el momento, salvo WeChat Pay, ninguno había sido capaz de funcionar con un mínimo éxito, pero ahora parece que cobran sentido por su sencillez de implementación. El gigante PayPal ha sido el primero que rápidamente ha sacado una solución para pagar a través de códigos QR en comercios físicos, buscando dar una solución a comercios y usuarios.

Casi todos los comercios están trabajando ahora en ver cómo pueden solventar este problema de la seguridad del pago en físico. Como siempre, Zara ya está en marcha con varias iniciativas para que el cliente pueda pagar en tótems y recoger prendas sin contacto, pero la mayoría de los comercios ni tienen la capacidad de adaptación ni el dinero de Zara para acometer estas iniciativas.

Aunque no son muchas las soluciones existentes, algunas empresas como Biocryptology llevan tiempo trabajando en adaptar su solución de identificación sin contacto basada en códigos QR, y transformarla en una solución de identificación y pago omnicanal. Una nueva solución no solo útil para cumplir con SCA en Internet, sino también para pagar en físico sin contacto y con identificación del cliente. También el gigante Apple ya ha anunciado que, en su nueva versión del sistema operativo iOS 14, incorporará la opción de pago con Apple Pay a través de códigos QR y, por último, paysafecard ha sacado su solución scan2pay que permite realizar pagos a través de códigos QR.

Estoy seguro de que no serán éstas las únicas soluciones que veremos de aquí a final de año, porque, si algo caracteriza al ser humano, es su capacidad de adaptación y, mientras esta “nueva normalidad” acaba de aterrizar, poco a poco aceleraremos el uso de nuevas costumbres y nuevas formas de pago que con el tiempo perdurarán, aunque esperemos que esta pandemia desaparezca pronto.

Autor ©2020: Javier Bartolomé, Product Innovation & Strategic Partnerships Director en Kíneox y Representante Vertical Medios de Pago de la Asociación Española de Fintech & Insurtech.

Por | 2020-07-27T16:45:09+00:00 1 / agosto / 2020|Kíneox|Sin comentarios